Print Friendly and PDF

Las dinámicas de los procesos AVA

El proceso de un Acuerdo Voluntario de Asociación (AVA) consta de varios procesos que se superponen e interactúan. Estos procesos reflejan las dinámicas políticas y de otra índole en la UE, en el país exportador de madera y en las negociaciones bilaterales.

Por este motivo los procesos AVA son complejos, potencialmente prolongados y propensos a cambios en las relaciones de poder, como los creados por las elecciones nacionales. Ninguna persona o institución controla ella sola los procesos AVA. Los procesos AVA son dirigidos por asociaciones que se forman al agruparse las partes interesadas para identificar problemas y soluciones. Estructuras formales e informales dan apoyo a estos procesos.

Punto de vista: John Hudson opina sobre la importancia de los AVA

«Una de las cosas más interesantes para mí ha sido que no es el Gobierno, no son ONG activistas, no es el sector privado. Son todos ellos juntos en una causa común y creo que el éxito que ha tenido hasta ahora es una consecuencia de ello, de todas esas personas diferentes uniéndose. Y no se reunieron de forma natural. Llevó tiempo. Y, por supuesto, aún existen tensiones, diferentes motivaciones, pero una apreciación mucho mayor de los intereses comunes que la que había antes». 

John Hudson, antiguo asesor forestal sénior del Departamento para Desarrollo Internacional del Reino Unido / Fuente: Entrevista con el Centro FLEGT de la UE 2014

Las dinámicas del AVA en un país exportador de madera

Las dinámicas que afectan a un proceso AVA en un país exportador de madera reflejan el contexto político nacional, las prioridades de las partes interesadas y las relaciones dentro y entre los grupos de interesados.

Relaciones dentro y entre los grupos de partes interesadas

Las diferencias entre los grupos de partes interesadas afectan a las percepciones de un AVA y a que un país inicie o no las negociaciones (véase el recuadro «Las diferentes aspiraciones pueden afectar a cómo un país ve un posible AVA»). Por ejemplo:

  • los gobiernos pueden percibir el AVA como una herramienta para apoyar el cumplimiento de la ley, aumentar los ingresos fiscales procedentes del sector forestal o asegurar la sostenibilidad del manejo forestal;
  • los exportadores de madera pueden ver el AVA como un medio para expandir su mercado o eliminar la competencia desleal de la madera ilegal barata;
  • las organizaciones de la sociedad civil pueden ver el AVA como una herramienta para lograr reformas de la gobernanza u objetivos ambientales.

Es posible que las diferentes prioridades dificulten que los grupos de interesados encuentren una base común, por lo menos al inicio. Un historial de relaciones débiles y desigualdad entre los grupos, especialmente entre organizaciones de la sociedad civil y el gobierno o el sector privado, puede entorpecer aún más el avance. No obstante, en la mayoría de los casos, los procesos AVA han reequilibrado las dinámicas de poder y fomentado una cultura de participación constructiva entre los principales grupos de interesados.

Un desafío clave para todos los grupos es conseguir que los otros grupos comprendan su punto de vista y que este no suponga una amenaza. Comprender los puntos de vista de los demás permite a los grupos de interesados encontrar vías para llegar a soluciones intermedias y promover cambios que beneficien a todos. La persistencia, el diálogo abierto y la buena disposición para transigir son fundamentales.

Las prioridades también pueden variar dentro de los grupos de interesados. En el sector privado, por ejemplo, los pequeños productores tienen necesidades diferentes a las de las grandes empresas. Entre las organizaciones de la sociedad civil, algunas se centran en temas concretos a los que podría afectar un AVA, como los derechos humanos, la pobreza o la biodiversidad, pero otras no lo hacen.

Las negociaciones nacionales, entre y dentro de los grupos de partes interesadas, determinan la posición de un país en las negociaciones bilaterales del AVA con la UE. Los interesados identifican intereses comunes y convienen lo que desean conseguir con el AVA mediante estos procesos nacionales.

Las diferentes aspiraciones pueden afectar a cómo un país ve un posible AVA

Las prioridades de las partes interesadas difieren entre y dentro de los grupos de interesados gubernamentales, del sector privado y de la sociedad civil. Por ejemplo, es posible que el Ministerio de Economía y el Forestal no estén de acuerdo en lo que puede ofrecer un AVA. A continuación se muestran algunas de las cosas a las que suelen aspirar los miembros de cada grupo:

Gobierno

Sector privado

Sociedad civil

  • Hacer efectivo todo el valor económico del recurso forestal
  • Obtener fondos para las arcas nacionales
  • Detener la pérdida de ingresos a causa de la tala ilegal
  • Apoyar o financiar la reforma del sector forestal
  • Reforzar los objetivos del manejo forestal
  • Formalizar o legalizar el sector informal
  • Expandir el mercado nacional
  • Mejorar la imagen del país y la credibilidad del sector
  • Avanzar en la agenda de reforma del sector forestal
  • Asegurar y expandir los mercados
  • Nivelar el terreno de juego reduciendo la competencia desleal de la tala ilegal
  • Permitir a los pequeños productores competir con empresas grandes
  • Clarificar los requisitos y procedimientos de control para reducir la corrupción
  • Reducir costos
  • Aumentar la eficiencia
  • Abordar los costos que supone el conflicto con las comunidades
  • Pasar a ser «legal», ya que el estatus legal de muchos pequeños productores no está claro
  • Asegurar la voz y la participación
  • Clarificar y fortalecer los derechos comunitarios
  • Clarificar y fortalecer los derechos de los pueblos indígenas
  • Aplicar la legislación existente
  • Clarificar los derechos de los usuarios y la responsabilidad de los operadores frente a las comunidades
  • Recaudar y redistribuir los pagos forestales entre las comunidades
  • Garantizar la rendición de cuentas y la transparencia en la toma de decisiones (asignación de usos del suelo)
  • Garantizar el acceso a la información, los bosques y los aserraderos, para permitir examinar el sector

 

Cambio de dinámicas

Las dinámicas de un proceso AVA pueden cambiar cuando terminan las negociaciones y el país exportador de madera comienza a elaborar e implantar los sistemas acordados. Un AVA tiene implicaciones sustanciales para el sector privado. Esto significa que tiende a profundizarse la participación con el sector privado.

Sin embargo, pueden surgir nuevas dificultades durante la implementación. Es posible que haya desaparecido el ímpetu o que se haya debilitado la participación de múltiples partes interesadas. En muchos de los procesos AVA existentes, por ejemplo, organizaciones de la sociedad civil han invertido una gran cantidad de energía en las fases de negociación. A menudo esos niveles de energía han decaído al pasar el proceso del AVA a la fase de implementación. No obstante, la experiencia demuestra que el proceso es más rápido cuando todas las partes interesadas comparten la responsabilidad de implementar un AVA.

Por su parte, con frecuencia los gobiernos se centran en los aspectos comerciales del AVA en lugar de en los problemas de gobernanza subyacentes. Puede que consideren la implementación del AVA como un proyecto de desarrollo más que como un proceso político continuo. La complejidad de un AVA y el reto de implantar los sistemas correspondientes pueden crear barreras para la acción efectiva. El proceso de implementación también puede resentirse si las partes interesadas ven el AVA como la solución a todos sus problemas.

Otro riesgo de la implementación de un AVA es que el gobierno del país socio puede desviar su atención a otras iniciativas, como REDD+ o agendas de reforma jurídica que tienen el potencial de atraer considerable financiación externa y capturar el diálogo político.

Para superar estas dificultades, los gobiernos pueden:

  • hacer ajustes en los mecanismos de consulta a las partes interesadas que usaron en la fase de negociación del AVA para incorporar las necesidades específicas de la fase de implementación;
  • restablecer y redefinir los roles y responsabilidades de los grupos de partes interesadas;
  • involucrar a cada grupo de interesados en aspectos concretos de la implementación;
  • garantizar que las agencias gubernamentales coordinen las actividades;
  • adoptar una postura equilibrada para implantar los anexos del AVA, en lugar de dar prioridad a los aspectos técnicos frente a las reformas de la gobernanza;
  • comunicar eficazmente los progresos a todos los interesados.

Influencias internacionales sobre los procesos y dinámicas nacionales

Hay factores internacionales que pueden influir sobre los procesos AVA en países exportadores de madera. Estos factores incluyen:

  • cambios en la demanda de los consumidores de madera y productos derivados de la madera,
  • tendencias del mercado internacional, como la creciente demanda de países no pertenecientes a la UE tales como China, India y Nigeria,
  • presión sobre los países para proteger los bosques como parte de los esfuerzos mundiales para limitar el cambio climático,
  • informes de organizaciones de defensa sobre los impactos sociales y ambientales de la tala ilegal.

Dinámicas de los AVA en la Unión Europea

El Plan de Acción FLEGT de 2003 es la respuesta a la creciente preocupación por los efectos perjudiciales de la tala ilegal.

La presión para actuar provino de partes interesadas de la UE, incluidas organizaciones de la sociedad civil, el sector privado y algunos Estados miembros de la UE. También se generó presión a raíz de las conversaciones políticas del G8 y las reuniones regionales en Asia y África de finales de la década de 1990 y principios de la del 2000.

Las deliberaciones de las partes interesadas de la UE, combinadas con estas conversaciones políticas, resultaron en el Plan de Acción FLEGT de la UE.

Con arreglo al Plan de Acción FLEGT de la UE, la UE y Estados miembros de la UE redactaron un marco para las negociaciones bilaterales con países exportadores de madera. Los participantes de la UE expresaron sus expectativas respecto a los AVA en conversaciones en Estados miembros de la UE y el Parlamento Europeo. Estas conversaciones sirvieron de base para el Reglamento de FLEGT de la UE de 2005 y las instrucciones del Consejo de la Unión Europea a la Comisión Europea guiaron el desarrollo de los AVA.

Sesiones informativas, visitas de partes interesadas y los grupos de presión en el Parlamento de la UE agregaron más expectativas de los participantes de la UE al proceso del AVA. Por ejemplo, las sesiones informativas permitieron a los interesados de la UE expresar sus preocupaciones y expectativas durante las negociaciones iniciales de los AVA, en particular en las negociaciones con Camerún, Ghana, Indonesia y Malasia.

Durante las negociaciones del AVA, la Comisión Europea mantiene informadas del progreso a las partes interesadas de la UE e invita a los Estados miembros a unirse al equipo negociador de la UE. La dinámica cambia cuando concluyen las negociaciones del AVA y comienza la fase de implementación. Cuando esto sucede, la Comisión Europea en Bruselas pasa la responsabilidad del AVA a la delegación de la UE en el país socio.

Mientras el país socio del AVA dirige la implementación, la UE o los Estados miembros de la UE pueden prestar apoyo para mejorar los sistemas y llevar a cabo reformas. La UE puede animar a los países socios a vincular el AVA a agendas más amplias de política y desarrollo y a asegurar que las partes interesadas sigan participando en la fase de implementación.

A lo largo de todo el proceso de un AVA, la Comisión Europea está sometida al escrutinio de las partes interesadas de la UE, incluidas organizaciones no gubernamentales, grupos del sector privado y el Parlamento Europeo.




 

Fórmula de advertencia. El contenido de AVA paso a paso está basado en lecciones y experiencias obtenidas y descritas por el Centro FLEGT de la UE y por lo tanto son responsabilidad única del Centro. Para comentarios o preguntas, puede ponerse en contacto con el Centro FLEGT de la UE en: info@euflegt.efi.int

© European Forest Institute 2016